viernes, 25 de septiembre de 2009

Testimonio de una oración contestada

Esta es mi historia: Todo comenzó desde el momento en que perdí a mi familia, mi Hija.

Durante una lucha de casi 3 años con mi ex mujer, a causa del contacto con mi hija, mi vida fue una vida llena de sufrimientos, porque desde el momento en que nos separamos tuve dificultades para ver a mi adorada hija.

Recuerdo que un día en su cumpleaños compré regalos para felicitarla en su gran día de fiesta, me preparé y estaba feliz porque pensaba que podría ver a mi hija. Me prepare para el encuentro de mi hija y cuando timbre la puerta de su casa para entregarle sus regalos, su madre no me abrió la puerta.

Solo Dios pudo leer el sufrimiento que yo en ese momento sentí, fue algo amargo y difícil de explicar; hay muchos hombres que por su ego o por su orgullo no lloran, tiene que ser algo bastante enorme o una carga muy grande para poder llorar, pero hermanos, les puedo decir que ese momento me toco a mi, porque llore amargamente, solamente mi Dios y mi ángel fueron mis testigos. En otra ocasión en la fiesta de navidad la misma historia tuve que soportar.

Me preguntaba hasta cuando tendría que pasar por esta situación, hasta cuando. Hermanos, cuando estaba en el trabajo sonreía con mis compañeros, en la iglesia igual, pero cuando llegaba a casa y pensaba

en mi hija era muy duro.

Decidí entonces iniciar un juicio y pasé casi un año en el mismo tema y no pasaba nada. Por mas que luchaba por convencerla de que era un error , la situación solo empeoraba.

Entonces decidí poner mi problema en las manos de Dios, le pedí a los hermanos de la iglesia y ami familia que oraran por mi problema. Fueron muchas las oraciones que se realizaron aquí en Berlín, tanto en la iglesia de habla inglesa de Charlottenburg como mis hermanos de la iglesia hispana en Neuköln.


Pasó un mes, dos meses, llego el cuarto mes y no pasaba nada, mis esperazas cada vez eran mas lejanas de ver ami hija. Así pasaron el quito y sexto mes, ya tenia para ese tiempo año sin ver ami hija. El 28 de julio de 2009 en el cumpleaños de mi hija, sentí que una voz me dijo: ¡llámala, llama a tu hija!, hermanos, fue un milagro de Dios, ya que ablando el corazón de la mamá de mi hija y me dijo: ven a ver tu hija mañana. Con lagrimas de emoción agradecí a nuestro Dios por haber contestado mi oración.

Al día siguiente prepare todos los regalos que tenia en mi casa para ella, hasta su regalo de navidad tenia guardado.

Cuando estaba en el parque en donde teníamos la cita, estaba nervioso porque no sabia la reacción de mi hija hacia mi; cuando de repente la veo, pensaba que me rechazaría, pero hermanos, no fue así, mi hija me abrazo me beso y su primera pregunta, que jamás olvidaré, fue la siguiente: Papa, ¿en donde has estado? la abrasé y le dije: mi hija, algún día te lo explicare. Entones mire al cielo y di gracias a mi Dios por su gran misericordia, que no se olvido de la petición de mi quebrantado corazón y me las recompenso con un tierno beso de mi hija.

La segunda pregunta fue que si no la visitaría en su escuela, y le prometí que lo haría. Al día siguiente fui a su escuela, corrió hacia mi y me dijo las palabras mas dulce que jamás había escuchado de sus labios: Papa te amo.

Alabado Sea Dios por su gran misericordia, nuestro Dios es un Dios viviente y se manifiesta cada día en nuestra experiencia con el.

Gracias le doy a cada hermano que se unió a mis peticiones a Dios, para que yo recibiera lo que tanto deseaba: estar con mi amada hija.

Que Dios les bendiga.

Bernabe Estevez

7 comentarios:

  1. Dios siempre oye nuestras oraciones y contesta como es mejor para nosotros. Damos gracias a Dios por tu testimonio.

    ResponderEliminar
  2. lo unico que les pido que oren por mi hermano alexi que sera intervenido el lunes y su operacion es de riesgo y le ruego que oren por el porfavor gracias mabel

    ResponderEliminar
  3. precioso testimonio de una oracion contestada realmente la fe es algo muy importante para la vida de un cristiano "mucha oracion, mucho poder" Cristo tiene maneras que nunca imaginamos para resolver las cosas y cada una de nuestras dificultades MARANATHA Hma: javiera iglesia central de coronel (bio-bio)chie :P

    ResponderEliminar
  4. Lindo testimonio Bernabé! Saludos de Pepe.

    ResponderEliminar
  5. QUE HERMOSO TESTIMONIO HERMANO DIOS LO BENDIGA MARAVILLOSAMENTE GRANDE Y QUE SU FE AUMENTE CADA DIA MAS Y SEA DE BENDICION PARA MUCHOS.
    JOSEFINA ARIAS.IGLESIA VIDA NUEVA EN CRISTO.SANTO DOMINGO.R.D.

    ResponderEliminar
  6. Hermoso testimonio de oración, me han saltado las lágrimas por este testimonio y más viendo como crece mi hija. Que Dios te bendiga a ti, a tu hija y que el corazón de tu ex-mujer sea conducido por el Espíritu Santo para que haya una hermosa restitución familiar. Roberto Pérez, pastor Iglesia Adventista del 7º día de España

    ResponderEliminar
  7. Ese testimonio es muy similar al vivido por mi hijo en ellos podemos ver el gran amor y la gran misericordia de nuestro Dios, no dejemos de dar siempre gracias a Nuestro Señor por todas las bendiciones que recibimos a diario. Que el Espíritu Santo los bendiga, los ilumine y los llene de sabiduría a usted y su hijita una madre agradecida.

    ResponderEliminar